domingo, 24 de diciembre de 2017

La hallaca sabe mejor en diciembre…por el @chefariel

En Venezuela es casi imposible separar diciembre de la hallaca. No solo es uno de los platos más complejos, deliciosos y significativos de la cultura culinaria nacional, sino que su preparación se convierte en una ceremonia que su preparación se convierte en una ceremonia que propicia la participación activa de cada uno de los integrantes del núcleo familiar, que incluye hasta a los miembros más jóvenes, desde pelar y picar los ingredientes, hasta amasar, cocinar, envolver y amarrar. Ella sola es una síntesis de las tres grandes culturas que se mezclaron y nos generaron como venezolanos.



Algo interesante de resaltar es que no existe solo en Venezuela, muchos países latinoamericanos lo incluyen entre sus platos, con variantes según sea el caso. En Colombia por ejemplo, así como en Costa Rica, recibe el nombre de “pasteles”, caracterizado este por el uso de trozos grandes de carne o pollo, cerdo y hasta la presencia de arroz. 

Según algunos estudiosos de la gastronomía decembrina, la estructura de la hallaca es la de un pastel español, un guiso con adornos y envuelto. Dicen que la diferencia entre el pastel español y la hallaca es la presencia del maíz amasado y el envoltorio de hojas locales. En Venezuela se parecen mucho las hallacas, las variantes se encuentran, básicamente en los adornos, unos le ponen huevo cocido, otros ciruelas pasas, en la capital caracas, le agregan vino, y en Oriente le agregan tomate y pescado.

Aunque nuestra hallaca, cuya voz proviene del guaraní y deriva del verbo “ayua” o “ayuar”, que significa revolver y mezclar, cosa mezclada que luego se transformó en “hallaca”, se ha popularizado por todo el mundo, la que mantiene su diferencia más tasita es la preparación que se hace en los andes venezolanos, cuyo guiso se macera todo crudo, lo que implica un tiempo más prolongado de cocción. Sin duda alguna muy diferente de la hallaca zuliana, que a mi modo de ver y sin temor de pecar de regionalista es la mejor hallaca del país, y si la hacen mis tías….aún mejor…

Les deseo un próximo año lleno de salud, armonía y paz, pero sobre todo un año nuevo donde todos despertemos a una realidad insipiente y nos propongamos ser mejores ciudadanos, ciudadanos activos y prestos a tomar la democracia que nos merecemos…feliz navidad y un próspero año nuevo…

Ariel Villa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...