lunes, 18 de diciembre de 2017

#Instafoodies: 10 trucos para triunfar en las redes con tus fotos de recetas y comilonas

También la comida tiene que salir bien en la foto y es protagonista de su propio photocall, así que toma nota. Mucha madera, mejor en bol y que todo sea muy natural, empezando por la luz

Hasta hace unos años, la publicidad empleaba artimañas de todo tipo para presentarnos pollos humeantes, suculentas hamburguesas o sabrosos tomates. Se requerían los servicios de los 'home economist', especialistas en convertir esos platos, mediante diferentes trucos, en visualmente perfectos. En muchos casos, las tinturas o la iluminación se encargaban de alcanzar la excelencia estética, con lo cual los ágapes dejaban de ser comestibles. Hoy en día, estas técnicas están en desuso. En plena era de la posverdad, los únicos que conservan una tozuda relación con la realidad parecen ser los insta-foodies.

Hasta la comida tiene que salir muy bien las fotos, aprende cómo. (Foto: Dolce & Gabbana)

Ellos no se empecinan en mostrar selfies, sino que alardean de su arte culinario fotografiando los frutos de sus fogones sin truco ni cartón. Y triunfan en Instagram, Pinterest y otras redes sociales en las que una imagen, que provoque salivera, vale más que mil recetas. Muchos mortales poseen también habilidades en la cocina, pero nunca consiguen reflejarlas con tanta pericia en sus fotos. ¿Qué es lo que distingue a un auténtico intafoodie del resto de cocineros corrientes y molientes? Estos son los trucos que pueden dar éxito social a cualquier comilona.

Así se fotografía un paté vegetal con pan de cebolla deshidratado. (Foto: Levél Veggie Bistro)

1. Pasa de la gente


Aquí, el centro de atención es la mandoca. Si aparece alguien deleitándose con su sabor, la intencionalidad de la foto cambia completamente: pasa a ser un retrato. Por lo tanto, es mejor no despistar al receptor de las imágenes y concentrarse únicamente en el plato. Eso sí, se pueden aportar algunos 'detalles' humanos: como manos con cubiertos prestas a probar los alimentos. Sin embargo, es importante que sean lo más neutras posible (nada de manicuras mal hechas o de anillos tipo rapero) para que no distraigan de la finalidad: apreciar el plato.

2. Escoge ángulo


En general, el recto es el que mejor resultados te procurará. Es la forma más natural de ver los platos y provocará algunas tenues sombras que le darán textura a la foto. También puedes probar el cenital (desde arriba) o el lateral, dependiendo de cómo sea el plato.


El cucurucho de plancton del gran Ángel León (restaurante Alevante).


3. Todo al bol


Está comprobado empíricamente: las fotos en las que los alimentos aparecen en un bol triunfan en las redes. Las sopas, las ensaladas, la fruta e, incluso, la pasta resultan más atractivas cuando se muestran en este recipiente. Cuando más sencillo sea, mejor.

4.Menaje sencillo


Por la misma razón por la que es mejor no retratar a personas, también es importante que los platos y el menaje sea elegante, pero discreto. Se recomienda optar por tonos neutros en los que no destaque la ornamentación. De esta forma, no distraerá sobre lo que es realmente importante: el ágape que quieres mostrarle al mundo virtual.


Un arroz y compañía. (Foto: El Jardín de la Máquina)


5. Cuidados detalles descuidados


Para atrezzar la foto y darle más autenticidad, puedes diseminar pequeños detalles que marcan grandes diferencia. Dejar, por ejemplo, una montañita de especias o un poco de sal, así como una cuchara con restos de harina o un asidor del horno. Tendrás que disponer estos elementos en un segundo plano y con cierta simetría para que la foto logre su objetivo.

6. Color al poder


Intenta que los platos destaquen por su color. Existen infinidad de alimentos que los poseen y la combinación de ellos puede marcar la diferencia entre un like o infinidad de ellos. Por ejemplo, huye de los marrones, pues son los tonos que peor salen en las fotos y que menos atraen a los usuarios. Cuanto más viva sea la combinación de colores, mejor que mejor.

La pastelería según Alejandro Montes, chef de Mamá Framboise.




7. Más madera


Si bien el marrón es anatema para los platos, la cosa cambia cuando buscamos el escenario en el que contextualizar los platos. Las mesas de madera y las cucharas y platos de este material de color marrón son las mejor recibidas por el público.

8. Creaciones iluminadas


Los insta-foodies de éxito juegan con la luz natural. Esto dependerá, evidentemente, del espacio con el que cuentes para realizar tus creaciones. Lo que se recomienda es huir de la luz fluorescente típica de las cocinas, pues provoca que las fotos parezcan mortecinas. La iluminación artificial también resta fuerza a este tipo de fotos. Paséate por la casa con el plato en la mano hasta encontrar el lugar ideal para inmortalizar tu menú.

Quinomakis de Happy Green, otra forma de verlos.



9. Lo que te querrías comer


Muchos instafoodies cometen el error de únicamente mostrar al planeta sus creaciones más elaboradas, aquellas que supusieron horas y horas entre fogones. Pero no es necesario. A los usuarios les gusta ver platos a los que le hincarían un diente. Un sandwich retratado con gracia puede ser más resultón que un cocido que requiere un día de preparación.

10. Moderación con los filtros


Puedes emplearlos, pero si abusas de ellos no conseguirás el efecto deseado. Y también debes tener en cuenta que no servirán los mismos que empleas para deslumbrar con los selfies. Debes buscar apps específicas para realzar tus platos.

CLAUDIA DEL ÁGUILA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...