jueves, 30 de noviembre de 2017

Sigue seis pasos para catar #VINOS

¡Hola! ¿qué tal, queridos enófilos? Qué bueno que otra vez estamos como todas las semanas en este espacio dedicado al vino.

Hoy quiero mostrarles en tan solo seis pasos cómo aprender a catar vinos de una manera simple y sencilla, y como dicen algunas publicidades, sea el alma de la fiesta y demuestre que usted sí sabe cómo catar un vino.


1. Probar


Le invito a que pruebe muchos vinos de diferentes calidades y precios. Un buen catador debe de entrenar el paladar para poder diferenciar, si ya ha probado una cantidad razonable de vinos, determinados sabores, con la ayuda de una libreta o una agenda vaya apuntando diferentes características. Por ejemplo, “me gusta el vino tal porque tiene un aroma agradable y en sabor es afrutado”. No es necesario ahondar en otras cuestiones, simplemente es una prueba de error y acierto.

2. Comparar


La idea es que compare vinos similares, por ejemplo, de una misma región pero diferentes etiquetas, así vamos a poder entender los sabores y los aromas de esa región. Por ejemplo, si probamos un tempranillo de Rioja, en España, con etiquetas como Marqués de Riscal o Protos, veremos que aparecerán percepciones diferentes en nariz y en boca.

3. Definir


Hay que definir el método y el estilo que va a utilizar para catar el vino. Aprenda a conocer sus cinco sentidos y para hacerlo más interesante, por favor, tómese el trabajo de catar el líquido con cada uno de sus sentidos por separado, esto va a ayudar a recordar cada uno de los aromas, sabores y texturas que el vino nos regala.

4. A ciegas


Una forma muy divertida de catar vinos es no saber cual está tomando. El secreto es catar en pareja, con dos botellas. Cada persona tendrá una botella que no le enseñará a la contraparte y con papel de aluminio o una bolsa negra tapará la etiqueta, así uno no sabe qué tiene el vino del otro. La noción es que no se deje influir por la etiqueta. Mucha gente se va más por la mercadotecnia que tienen algunos vinos (casa madero 3v, o Chateaux margaux, por ejemplo) y mentalmente se bloquean. Es muy interesante catar a ciegas y que se puedan descubrir aromas, detalles, texturas, sabores y colores; se recomienda usar copa negra de cata.

6. Terminología


Lo bueno de este mundo del vino es que uno aprende una terminología muy propia y ayuda a poder entender los vinos. Es necesario dedicarle un tiempo a describir la sensación recibida y darle el término preciso y la palabra adecuada. No podemos decir que este vino es “coqueto” o “juguetón”, no son términos adecuados de una cata de vinos. Pida ayuda. Es útil y necesario saber que puede pedir ayuda de un profesional, los que trabajamos seriamente en esto estamos comprometidos con la causa del vino y siempre estamos con toda la disposición para resolver dudas; si bien hay mucho sommelier en categoría de “divo” y “cortado a mano por la tijera de Dios”, habemos también enófilos, sommelieres y conocedores que hacen de su trabajo un arte y siempre tienen esa palabra amable y franca para resolver todas sus dudas; no falta la persona que me aborda en cualquier lugar y situación para consultarme sobre alguna duda que tenga con el vino.


José Carlos Palacios Sommelier

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...