jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Qué nos dice la etiqueta del #VINO?

La etiqueta en una botella de vino es como la portada de un libro y debería ser un avance de su contenido: un clásico, un thriller, una historia romántica, una novela de caballerías...



El productor decide no solo sobre el estilo de vino que desea elaborar, sino también el tipo de etiquetado con el que quiere presentarlo. Ser capaz de expresar en la etiqueta el tipo de vino que representa, es una tarea complicada y requiere un entendimiento profundo del público con el que se quiere conectar.

¿A qué elementos debemos prestar atención? La ley obliga a que la etiqueta muestre el contenido alcohólico, que para los denominados vinos tranquilos, oscila entre los 8-15%vol.; Además, debe incluir el nombre del productor, el origen del vino, y el volumen del contenido, que en general para una botella de vino es de 75cl. Toda esta información debería plasmarse en la etiqueta principal, que por lógica debería ser la frontal.

La contra-etiqueta es el espacio donde se suelen encontrar referencias sobre el tipo de elaboración, las variedades utilizadas, la añada, la historia de la marca o de la bodega, si el vino es orgánico y cualquier otra información que el productor considere relevante. La añada se refiere al año en el que se han cultivado las uvas y es importante, porque dependiendo del origen, la calidad puede variar mucho de un año a otro. Hay aplicaciones de teléfono móvil bastante útiles, a las que puedes recurrir en caso de duda, y aunque no te puedes creer todo al 100%, puede ser una guía.

Cuando se trate de vinos jóvenes, independientemente de la procedencia, elige la última añada. La mayoría de los vinos se conciben para un consumo inmediato y no mejoran con el tiempo.

El nivel de alcohol es importante porque nos adelanta si se trata de un vino con cuerpo o si es un vino ligero. La mayoría de los vinos tienen entre 12% y 13.5% de graduación alcohólica. Normalmente los vinos procedentes de regiones cálidas suelen tener una graduación más alta que los de zonas frías.

La marca. Hay unas cuantas marcas de vino que han logrado hacerse con cierta popularidad y son inmediatamente reconocibles. Las etiquetas del vino muchas veces incluyen términos como Quinta, Bodega, Castillo, Chateau, Domaine ... refiriéndose a su origen. En otro artículo entraremos a hablar más a fondo de estos términos y en qué se diferencian unos de otros.

El varietal. Cada persona tiene sus preferidos, y por medio de los varietales podemos descubrir similitudes y diferencias en las distintas zonas de producción. Si te gusta la Garnacha española es muy probable que te guste la del sur de Francia. En ocasiones en la etiqueta no hace referencia un varietal, pero sí a una zona como por ejemplo, Rioja, Bordeaux o Chablis. Si este es el caso, tenemos que profundizar un poco en la cultura del vino y es necesario saber que, por ejemplo, si se trata de un Chablis, hablaremos irremediablemente de un Chardonnay; Si es un Rioja, hablamos de Tempranillo y si es un Bordeaux, es Cabernet Sauvignon o Merlot.

Cuando vamos a comprar un vino, la mayoría de las veces no tenemos claro lo que buscamos. Dependiendo de la ocasión elegimos uno u otro. Insisto, déjate llevar por aquello que te llama más la atención, prueba y desarrolla tu paladar para ir descubriendo vinos increíbles con los que disfrutar..

MARK O'NEILL

Mark O'Neill DipWSET es fundador de TheWinePlace.es y experto en vinos internacionales.

Fuente: El Mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...