domingo, 19 de noviembre de 2017

Jengibre encurtido hecho en casa #RECETA

El gari o jengibre encurtido es uno de los acompañamientos imprescindibles del sushi, el sashimi y otros platos de la cocina japonesa, como os contamos en su momento, tiene como finalidad limpiar el paladar para cambiar de especialidad de sushi, y así poder saborearla sin interferencias de sabores. Podemos encontrar el gari en cualquier comercio en el que ofrezcan los ingredientes para la elaboración de sushi, pero también podemos hacer jengibre encurtido en casa, hoy además os vamos a mostrar un proceso muy sencillo y rápido.



Hay distintas formas de hacer el ‘escabeche’, y la que nos pareció más rápida fue la que nos explican en el libro Especias, una preparación que se realiza en cinco minutos, aunque después hay que dejar un reposo mínimo de tres días para disponer del jengibre encurtido hecho en casa. Como podrán ver en la fotografía, este jengibre no tiene el color rosado característico, ¿recuerdan que explicamos por qué tiene ese color?

Se lo recordamos, por un lado tiene mucho que ver si la raíz de jengibre que utilizamos es joven, cuanto más joven sea, más facilidad tendrá de tornarse rosada al mezclarse con el vinagre, aunque en las elaboraciones tradicionales de gari incorporan shiso rojo o vinagre de ciruelas para potenciarlo. El jengibre encurtido que habitualmente encontramos en los supermercados son más ‘prácticos’ y directamente tiñen con colorantes, como el sucedáneo de la cochinilla (Dactylopius coccus), identificado como E124, un colorante sintético muy económico.

Que el jengibre encurtido sea rosa o no es lo menos importante para el paladar, pero si se quiere vistosidad en el plato ya se sabe a qué hay que recurrir. Ahora veamos lo sencillo que es disponer de jengibre encurtido hecho en casa, totalmente natural.

Ingredientes


65 gramos de raíz de jengibre, 70 gramos de vinagre de arroz, 70 gramos de agua (se puede poner menos cantidad para rebajar el vinagre), 10 gramos de azúcar , y una pizca de sal.

Elaboración


  1. Mezcla en un recipiente el agua, el vinagre y el azúcar. Puedes hacerlo en un tarro con tapa hermética y agitar.
  2. Pela el jengibre y córtalo en finas láminas con ayuda de una mandolina, a continuación ponlo en un cuenco y añade la pizca de sal, mezcla bien.
  3. Pasa el jengibre al recipiente del escabeche y ciérralo bien. Introdúcelo en el congelador, como mínimo durante tres días y como máximo durante una semana.
  4. Cuando hayan pasado los días necesarios, pon el recipiente en el frigorífico para que se descongele lentamente, y ya estará listo para consumir. Conserva el jengibre encurtido en el frigorífico, no en la despensa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...