domingo, 5 de noviembre de 2017

¿Hacia dónde va la gastronomía?

La gastronomía es todo un arte, va más allá de servir un plato en un restaurante. Es así como los conceptos en gastronomía han cambiado involucrando temas de salud, conciencia medioambiental, volver a lo básico y hasta la tecnología. Aquí hay algunas tendencias que están muy marcadas en este 2017.


Hay que partir de algo muy importante, y es que cocinar es una actividad que muchos toman por negocio, pero en cambio otros la asumen como una forma de relajarse, de amar, de entregar todo con tal que el plato quede lo más exquisito posible; con pocos o muchos ingredientes se genera toda una gastronomía que endulza, enaltece, agrada el paladar.

Pero en la gastronomía no hay una última palabra escrita, es más se han derivado múltiples tendencias, algunas de ellas te las contamos en este artículo.

1.- Flexitarianismo. 

Significa que los vegetarianos consumen carne de vez en cuando y apuestan por la flexibilidad, es decir llevársela bien con los omnívoros. Esto se traduce en restaurantes cuyas cartas incluyen tanto vegetales como animales, aunque la proporción sea 80-20 a favor de lo verde.

2.- Comer en cuencos. 


Es mucho más cómodo que hacerlo en platos o en esos recipientes de diseños imposibles con los que los cocineros innovadores han castigado a los clientes durante años. El cuenco es amable, permite mezclar sabores, integrar ingredientes, rebañar, mojar pan…

3.- Locales grunge. 


Son aquellos lugares ubicados en tras una puerta negra en un callejón oscuro. No hay cartel, ni un rótulo, ni un aviso luminoso, nada que haga sospechar que se está en el local de moda en la ciudad. Hay pocos lujos, cables sueltos, luces mortecinas, pero eso sí, un ambientazo que ni te imaginas.

4.- Fusión invasiva. 


La cocina es fusión en sí misma desde el principio de los tiempos, no es un invento moderno, aunque a nosotros no lo parezca. Lo que ocurre es que ahora todo es acelerado y hay mayor facilidad para disponer de los ingredientes de cualquier clase con mucha facilidad.

“El té carece de la arrogancia del vino, del individualismo consciente del café, de la inocencia sonriente del cacao.”
Anónimo

5.- Si reservas, pagas. 


Esta práctica criticada por los clientes de restaurantes se está implantando en los restaurantes de alta cocina de todo el mundo. Implica un cambio de mentalidad que ayuda a evitar irresponsabilidades y pérdidas innecesarias para los negocios.

6.- El pan parte del menú.


Servir el pan a mitad del menú con toda la ceremonia necesaria y retirarlo pasados unos minutos es una nueva moda. Quienes lo practican defienden que servir el pan como si fuera un paso más del menú, es decir un plato en sí mismo, es una forma de homenajear al alimento más sencillo, esencial y rico de nuestra dieta.

7.- Todo es comestible.


Si se cocina bien. Es una forma de poner fin al desperdicio de comida, pero es un reto para los cocineros más arriesgados, porque deben demostrar que son capaces de hacer grandes platos con las piezas menos elegantes.

8.- Sabores ancestrales. 


Los fermentados son solo la punta del iceberg de este retorno a todo aquello que nos une con la tierra. La fascinación por el fuego y sus toques ahumados o la atracción por el ácido y el picante son también señales de ese retorno que se presume imparable. La cúrcuma será la próxima revolución.

9.- Barras de alta cocina. 


Comer sentado en un taburete, como quien toma el aperitivo se le ocurrió, allá por los años 70 del siglo pasado, hoy en día son decenas de restaurantes en todo el mundo los que replican el modelo de servir y disfrutar un menú de alta cocina en una barra.

“Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.”Miguel de Cervantes Saavedra

10.- Plancton: del mar a la mesa. 


Ahora es uno de los ingredientes de moda y se emplea lo mismo para aderezar un arroz. Su tremenda potencia de sabor con fuertes notas yodadas lo convierte en un potenciador de sabor sin igual para los platos de pescado.

11.- Armonías sin alcohol. 


Para la gran mayoría un menú sin vino supone la mitad de la experiencia. Sin embargo los maridajes también pueden hacerse con otras bebidas alcohólicas. Zumos de frutas, bayas, vegetales, etc, con fermentaciones ligeras, no siempre alcohólicas que proporcionan continuidad a los platos.

14.- Vacas sobremaduradas. 


Se han convertido en la niña bonita de los asadores. Piezas espléndidas que se dejan colgadas en ganchos con la humedad y la temperatura controlada durante tres, cuatro y hasta seis meses con la finalidad de que su carne adquiera sabores complejos y matices distintos a los habituales.

15.- Pastelerías monotemáticas. 


Se acabaron los genéricos, viva la especialización con sabores y colores diferentes, y los presenten perfectamente alineados en mostradores de diseño.

Fuente: El Frente
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...