martes, 21 de noviembre de 2017

El vallisoletano que hace el mejor #CAFE de Castilla y León

A sus 32 años, Adrián Rodríguez consiguió imponerse el pasado 10 de octubre en la décima edición del Campeonato Barista de esta Comunidad en el IES Diego de Praves con un ejercicio novedoso y de muchos quilates y representará a Castilla y León, el próximo mes de abril de 2018, en la Final del XII Campeonato Nacional de Baristas Fórum Café.

“En el escenario y ante los jueces, Adrián se viene arriba, sabe llevar los nervios por dentro. Además, ante los problemas, se crece y sabe solucionar cualquier contratiempo con calma. Otra de sus cualidades es que siempre sorprende, lo que es clave en campeonatos como este”, asegura Rocío Arranz, la novia de Adrián Rodríguez, desde el pasado 10 de octubre, el mejor barista de Castilla y Léon.



El mejor de Castilla y León


Rocío tiene gran parte de culpa de la consecución de un galardón que le ha costado sangre sudor y lágrimas a este vallisoletano de 32 años que ha logrado, a base de tesón y mucho esfuerzo, volverse a coronar como el mejor de nuestra Comunidad en una profesión que gana cada vez más adeptos.

Con las ideas claras, Adrián nos cuenta que su deseo pasa ahora por “ganar un campeonato de España” y por “entrenar a jóvenes” para que, como él, puedan “presentarse y competir por ser los mejores baristas a nivel regional y también nacional.

Barista como profesión y por vocación


Adrián llegó hace siete años a la cafetería en la que trabaja en la actualidad, que lleva por nombre Nuberu, ubicada en la calle Concha Velasco de la capital del Pisuerga. Muy pronto se dio cuenta de que el café se convertiría en su vida ya que por entonces “se estaba popularizando” y decidió “probar y formarse” para consagrarse como uno de los mejores de su oficio en Valladolid y el resto de la región.

“Un barista es un experto en café. Conoce todas sus características, así como las mezclas que con él se pueden realizar. Aunque pensemos que es un término que nace en España no es así. Es una palabra universal que se utiliza de la misma forma y con el mismo significado tanto en China como en Tailandia como en Estados Unidos”, asegura este amante de los aviones que asegura que incluso ha llegado a pilotarlos.

Este experto en café también nos cuenta que lo suyo es pura vocación y que en casa cuenta con “un equipazo parecido al de un bar” con diferentes utensilios “para preparar un buen café a amigos o conocidos” que llegan a su casa para comer o disfrutar de un buen rato.

También nos confiesa que le gusta disfrutar de un buen café en un bar o en cualquier establecimiento hostelero añadiendo que no le gusta criticar el trabajo ajeno sino que lo que hace “un comentario positivo” para ayudar al bar en cuestión a “mejorar su trabajo”aportando su experiencia en el mundo cafetero, que no es ni mucho menos poca.

Para convertirse en el mejor barista de Castilla y León el pasado 10 de octubre en el IES Diego de Praves, escenario del campeonato, Adrián Rodríguez tuvo que realizar en solo 16 minutos cuatro espressos, dos cappuccinos y una bebida de especialidad, todo ello ante el jurado que observaba al detalle y compitiendo con otros cinco rivales que buscaban el mismo reconocimiento.

“Tienes que hacer todo con mucha precisión. Además tienes que explicar a los jueces lo que haces en cada momento y el sabor que quieres tiene que concordar con el final. Si dices que huele a miel y sabe a melocotón, tiene que saber a melocotón y oler a miel”, asegura el campeón.

Adrián también nos confiesa que además de ser un “ejercicio técnico y sensorial” tiene también parte de “espectáculo” ya que él realiza sus ejercicios con una música “sumamente espectacular” utilizando además “su propio mantel”, lo que le ayuda además como elemento publicitario.

Su buen hacer le llevó a conseguir los tres premios a los que aspiraba, el de mejor espresso, mejor Latte Art y Mejor Bebida de Especialidad, alzándose como mejor barista de Castilla y León, una distinción que también consiguió en el año 2015, en un campeonato que se disputó en la Feria de Muestras.

Un ejercicio perfecto

Adrián consiguió alzarse con el premio gracias a un trabajo impecable y original. Un ‘Irish nitro coffe’, deconstruido que hizo las delicias del jurado pero cuya ejecución es sumamente complicada primero y presentaba un componente sumamente novedoso con un vaso que sabía mezclar a la perfección los tres componentes de la mezcla.


“La bebida que hacíamos iba evolucionando todo el rato. Partiendo de un nitrocafé, que es café con nitrógeno, hice una cavitación encima de la nata con leche. Intenté hacer un tricolor con el whisky, que en principio iba a ser un ron macerado, y la crema pero era muy difícil que quedaran los tres colores. Tenía que jugar a cambiar densidades, temperaturas, etc. y se me iba de las manos por lo que el vaso fue clave para el resultado final”, asegura el pucelano que no quiere desvelar el misterio del recipiente.

Para llegar hasta este punto, Adrián ha tenido que echarle muchas horas y aprender también de la importancia de la leche, que es “mejor que sea fresca para aguantar las proteínas y unir de manera óptima crema y líquido”. Un buen equipo con una cafetera de nivel también es indispensable en una simbiosis en la que es cierto que el café es la piedra angular pero en la que intervienen otros factores.

El sabor, primordial. La estética, en un segundo plano.

“La gente muchas veces se cree que en el dibujo está la clave. Si es bonito, el café es bueno. Si es feo, el café es malo y si no tiene dibujo también es malo y no es así”, asegura el mejor barista de Castilla y León que apunta a que “lo difícil pasa por sacar un buen café” y que “aprender a cremar la leche y a hacer una flor es más sencillo”.

El saber “desarrollar un buen café Etiopia” que esté “tostado un día concreto” y saber que “el espresso desarrolla bien con 17 gramos y una extracción de 26 segundos” con una “molienda determinada “para conseguir sacar un café con sabor a melocotón” es lo complicado y este vallisoletano lo ha aprendido a base de “cursos” o bebiendo de “la experiencia de otros profesionales”.

Adrián Rodríguez ha puesto otra piedra más para ser el mejor barista y ahora tiene el deseo de “ganar el campeonato de España” todo para “entrenar en un futuro a otros jóvenes que quieran presentarse y competir en este tipo de certámenes”. Seguro que con esfuerzo y sacrificio, dos de sus señas de identidad, no tarda en conseguirlo.






Fuente: Noticias CYL
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...