martes, 3 de octubre de 2017

Tazas fabricadas con las cáscaras del #CAFE

La empresa australiana Huskee ha creado unas nuevas tazas y platos que se han elaborado con cascarilla o cascabillo de café, un subproducto del que se generan cientos de toneladas cada año y que supone un problema para los productores. Estas tazas se presentan como una solución sostenible que contribuye a reducir significativamente los residuos generados en la producción de café, son reutilizables y reciclables, resistentes y aptas para ser introducidas en el lavavajillas y el microondas.

La cascarilla o cascabillo del café es la capa protectora que envuelve las semillas, se trata de un subproducto del que se generan cientos de toneladas al final de las cosechas y se suele utilizar parte de este residuo como combustible o como fertilizante. Pues bien, la empresa australiana Huskee puso en marcha una campaña de crowdfunding en la plataforma de micromecenazgo Kickstarter con el objetivo de recaudar dinero para poner en marcha la fabricación de tazas con las cáscaras del café.


La iniciativa tuvo una buena acogida y la empresa recaudó más de cinco veces los fondos solicitados para poner en marcha el proyecto. La idea de Huskee era crear un sistema que permitiera recuperar este material y resolver uno de los problemas que tienen los cafetales, la eliminación de cientos de toneladas de residuos. A pesar de que se ha utilizado como fertilizante o combustible, actualmente no existe una forma económicamente viable y sostenible de tratar este residuo, siendo HuskeeCup la primera solución de su clase para abordar esta cuestión.


Hay que decir que desde hace algunos años, investigadores de países como México han estudiado el modo de utilizar esta materia prima a la que han considerado una alternativa a la tala de árboles, ya que al mezclarla con otros elementos se obtiene un material muy similar a la madera, pero hasta ahora parece que todo quedó en un proyecto que no ha prosperado. Las tazas fabricadas con las cáscaras del café por Huskee son reutilizables y reciclables, se pueden utilizar perfectamente en el ámbito hogareño o en las cafeterías y otros establecimientos donde sirven café.


Son tazas y vasos muy resistentes al calor, no se agrietan o degradan fácilmente con su uso, y se pueden lavar en el lavavajillas e introducir en el microondas. La empresa comenta que a partir de este residuo se pueden fabricar una gran variedad de formatos de tazas, platos y vasos para llevar con tapa incluida, no se descarta ampliar la línea de recipientes. La iniciativa permite reducir de forma significativa los residuos de la producción de café a la vez que se innova en este mundo redefiniendo las expectativas de los consumidores, cada vez más conscientes de la necesidad de utilizar artículos sostenibles y más respetuosos con el medio ambiente.

El material con el que se elaboran las tazas se ha producido usando resinas con base biológica que han sido certificadas como seguras para el uso alimentario en Australia, trabaja con los productores de café para asegurar que no se han utilizado sustancias químicas durante el proceso de obtención de la cascarilla del café a fin de evitar que puedan integrarse en el producto final. Los productos elaborados se presentarán a diferentes agencias reguladoras del mundo, como la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos), para poder recibir las oportunas certificaciones.


El cofundador de HuskeeCup comenta que la materia prima que han utilizado procede de los cultivos de la provincia de Yunnan (China), una región donde los responsables de la empresa han trabajado en asociación con los agricultores locales durante los últimos años, si la demanda de las nuevas tazas y demás utensilios se incrementa, comenta que incrementará la red de proveedores a nivel nacional y después a nivel internacional.

La empresa explica que se trata de una magnífica alternativa a la cerámica, que tiene unas excelentes propiedades en cuanto a rendimiento y durabilidad, y además, están disponibles a una razonable relación calidad/precio teniendo en cuenta sus prestaciones, un juego de cuatro tazas de 180 ml tiene un precio de 45 euros. HuskeeCup contribuye con este proyecto al objetivo de crear cero residuos en la producción de café, mejorando la sostenibilidad en la cadena de suministros del sector y considerando que la búsqueda de soluciones sostenibles debería extenderse a toda la cadena alimentaria.




Sobre estas líneas pueden ver el vídeo de la presentación del proyecto en el que los responsables de la empresa hablan sobre como descubrieron el material (cascarillas), sus características y propiedades, el trabajo de investigación desarrollado, etc. Las tazas estarán disponibles a partir del próximo mes de febrero y se realizarán envíos a todo el mundo, podrán conocer más detalles del proyecto a través de la página de la plataforma de micromecenagzo Kickstarter, o a través de la página oficial de la empresa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...