domingo, 15 de octubre de 2017

#GASTRONOMIA #ESPAÑA Comer en un restaurante con estrella Michelin sin dejarte el sueldo

Asturias cuenta con ocho restaurantes con estrella Michelín. Ocho lugares para comprobar que la tradición culinaria asturiana no está en absoluto reñida con la innovación y la creatividad.

Restaurante El Retiro, en Llanes- Turismo Asturias - José Ramón Navarro


-Casa Marcial (La Salgar, Parres).
El restaurante de Nacho Manzano es el único de Asturias que ha conseguido la segunda estrella Michelín. Su interpretación del arroz con «pitu de caleya» se ha hecho legendaria y es la gran estrella del menú, pero también trabaja con otras recetas tan asturianas como el mejillón, las llámpares (lapas) con sidra, el mero a la brasa, el arroz con leche o la misma fabada.

-La Salgar (Gijón). Manzano tiene otra estrella Michelín en el restaurante que regenta su hermana Esther en el Pueblu d’Asturies (un museo etnográfico al aire libre muy interesante en sí mismo). Su carta mezcla mar y huerta dándole vueltas muy singulares a platos muy asturianos. Ejemplos son los oricios con jugo de perejil y vinagreta Dashi o la lubina a la sal con té de alcachofas.

-El corral del Indianu (Arriondas, Parres). Desde el propio nombre de su restaurante, José Antonio Campoviejo ya demuestra la intención de combinar productos típicamente asturianos (su «fabada moderna», el gochín asturcelta asado con puré de apionabo y jugo de cebolla morada) con toques procedentes de América (su tortu de maíz, guacamole y cebolla enchilada, por ejemplo).

-Casa Gerardo (Prendes, Carreño). Un bastión de la tradición familiar, no sólo por estar conducido por un equipo de padre e hijo -Pedro y Marcos Morán-, sino porque su familia tenía una casa de comidas hace más de 130 años. Pedro Morán fue el gran impulsor de la cocina moderna en Asturias y su fabada y su arroz con leche siguen atrayendo visitantes de toda España.

-Real Balneario (Salinas, Castrillón). Isaac Loya es otro descendiente de familia de cocineros que ha conseguido labrarse su propio nombre. Su cocina está tan apegada al Cantábrico como su restaurante frente al mar, en un chalet que formó parte de un balneario inaugurado en 1916. Los pescados son las grandes estrellas de una carta que cambia a cada estación.

-Auga (Gijón). Situado en el centro de Gijón, junto al puerto deportivo, el restaurante de Gonzalo Pañeda está muy apegado a la cocina tradicional, a la que aporta sus toques personales. Platos como la merluza de pincho «Puerto de Celeiro» con sopa de patata, cítricos y cardamomo o el solomillo de carne roja asada en su jugo, puré de patatas y setas de temporada destacan en su carta.

-Arbidel (Ribadesella). Jaime Uz se formó con grandes maestros de la gastronomía española -especialmente de la vasca- antes de abrir este restaurante en el casco histórico de Ribadesella. Su uso de los productos locales y de mercado se ve retocado con influencias de la cocina americana, como en su pichón asado en mantequilla de romero, mole poblano y chirimía.

-El Retiro (Pancar, Llanes). Ricardo Sotres es el último chef de la lista en recibir la estrella Michelín. Sus menús son otro ejemplo de buena combinación de los clásicos asturianos con toques exóticos y texturas modernas.

Si todo lo anterior les suena apetitoso pero el bolsillo protesta, tranquilos. Hay opciones bastante asequibles -dentro de lo que cabe para unos restaurantes de esta categoría- y con una magnífica relación calidad-precio. Por poner sólo unos pocos ejemplos, el arroz con pitu de caleya de La Salgar se puede disfrutar por 23 euros, la fabada de Prendes de Casa Gerardo son 19 euros y el menú «Atalaya 2017» de Arbidel sale por 49,50 euros por persona.

MANUEL MUÑIZ MENÉNDEZ

Fuente: ABC
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...