lunes, 22 de mayo de 2017

Desayunos saludables y coloridos #España

Cuatro propuestas deliciosas y muy sanas para comenzar el día con buenos alimentos y mucho color en la mesa

Café con leche y galletas. Cacao azucarado con tostadas y mantequilla. Café solo contra el reloj... Los desayunos más habituales no son necesariamente los más sanos, ni tampoco los más atractivos. Basta utilizar otros elementos, como frutas, semillas o huevos, para que la primera comida del día sea una propuesta llena de colores, texturas y temperaturas. Como en primavera se amplía la paleta de tonos y sabores en las fruterías, este artículo aprovecha esta oferta para plantear cuatro ideas con las que ser más creativos en la mesa por las mañanas.

Imagen: Shaiith79

1. Frutas, frutos secos y semillas


Las frutas siempre son una buena elección para empezar la jornada o para tomar a media mañana, como refrescante tentempié. Al elegir las piezas, conviene apostar por las de proximidad y de temporada, ya que resultará más fácil encontrarlas en su punto de maduración y, además, tendrán un precio más económico. 

Imagen: NoirChocolate

Además, se debe tener en cuenta, como explica Carlos Casabona en este artículo, que es preferible comer las frutas enteras que beberlas en zumo. Para alegrar la presentación y aportar distintos nutrientes, no hay más que preparar un cuenco de frutas troceadas, agregarle algunos frutos secos y decorarlo con un puñado de semillas de chía, lino o amapola. ¡Irresistibles!

2. Pan integral, aguacate y tomate


Imagen: robynmac

La tostada con aceite de oliva está muy bien, pero puede resultar aburrida si es la única opción día tras día. ¿Por qué no aportar algo de volumen y color al desayuno? Está la posibilidad de preparar unas tostadas de pan integral, o de pan con semillas, y añadir unos trocitos de aguacate y tomate fresco. El resultado es muy apetitoso, saciante y saludable. Y no, el aguacate no engorda; por el contrario, ayudará a regular el apetito durante el resto de la mañana y aportará las grasas vegetales saludables que necesita el organismo.
3. Frutas, yogur y cereales integrales
Imagen: belchonock

Hay vida más allá del típico yogur con cereales excesivamente azucarado y hecho a todo correr. Para conseguir un desayuno más saludable -y mucho más vistoso-, la presentación y la elección de los ingredientes es clave. Basta decantarse por un yogur natural sin azucarar. El punto dulzón se lo darán las frutas troceadas que se le agreguen. Y, en lugar de cereales ultraprocesados, se puede optar por versiones más interesantes, como el muesli (al natural). La combinación de cereal, yogur y fruta fresca es, además de saludable, muy atractiva para el paladar, ya que tiene distintas texturas. Y, si hay ganas de probar cosas nuevas, no hay más que preparar un yogur natural casero.

4. Huevo escalfado o tortilla vegetal


Imagen: lenakorzh

Durante años, el huevo tuvo mala fama: se creía que comerlo aumentaba el colesterol "malo". Hoy se sabe que es un alimento muy sano y que aporta proteínas de elevado valor biológico. Hay muchas maneras de preparar huevos -algunas más sanas que otras-, pero para iniciar la mañana se pueden hacer escalfados, acompañados con una tosta y un paté vegetal, en revuelto o en tortilla francesa, también con vegetales. Cualquiera de estas alternativas, más un café rico, son formas de romper la monotonía del desayuno sin descuidar la salud.

LAURA CAORSI

Fuente: Eroski Consumer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...