miércoles, 24 de agosto de 2016

#foodporn: ¿qué significa realmente?

En el ambiente gastronómico y, sobretodo, en el entorno Instagram, escuchamos y leemos elhashtag #foodporn cada vez más a menudo. Es innegable que el uso de esta palabra se ha posicionado como una de las tendencias foodies en auge, y un dato relevante testigo de este éxito es su masivo uso en Instagram (con más de 74 millones de uso de #foodporn).


Sin embargo, como les suele pasar a los conceptos de moda, muchas veces se utiliza inapropiadamente. Por ello, vamos a aclarar el verdadero significado de este neologismo para no abusar de él.

#Foodporn es una tendencia relacionada con un estilo de fotografiar comida con alto contenido calórico y con características visuales muy impactantes y casi agresivas (gastronómicamente hablando). La semántica del concepto evoca que la comida es tan irresistible y seductora que puede ser considerada reemplazo del sexo.




Quedan entonces excluidos de esta lista, todos los platos gourmet, las comidas delicadas para “pijos” y dentro las tartas de chocolate rellenas de nata con decoraciones de brownie o las hamburguesas exageradamente recargadas de los ingredientes más grasientos que puedas imaginar.

Si nos ponemos en modo Sherlock Holmes, encontramos el primer uso del concepto #foodporn en la escritora británica Rosalind Coward, que en 1984 define la comida en sus formas más extremas como una manera para transmitir sensualidad.

Hoy en día, el término ha sido recuperado desde las multinacionales de productos que encarnan esta tipología con el objetivo potenciar su concepto y enseguida se ha convertido en un hashtag imprescindible para las redes relacionadas con gastronomía. En una imagen con el sello #foodporn, sin embargo, el protagonista del éxito no es sólo el producto, sino también el fotógrafo que “manipula” la imagen para generar esa sensación tan única de deseo.



Emblema de ello es McDonald’s que se encargó de publicar un vídeo en 2012 confirmando cómo el aspecto de las hamburguesas que podemos adquirir en cualquier establecimiento es diametralmente opuesto al que vemos en el cartel publicitario.




Fuente: Restauraniza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...