martes, 23 de febrero de 2016

Aprende A Fotografiar una taza de cafe!

De vez en cuando apetece probar algo nuevo, especialmente cuando se tiene algo de tiempo por delante y se quiere disfrutar de la pasión por la fotografía y dar rienda suelta a la creatividad, ¿verdad?




Pues el artículo de hoy viene para entretenerte durante el próximo hueco de un par de horas que tengas libre y te apetezca dedicarlo a la fotografía consiguiendo un resultado diferente. Yo así lo hice el pasado fin de semana y lo cierto es que no me arrepiento.

Se trata del proceso de preparación, fotografía y edición de una escena en la que se pueda apreciar el vapor del café caliente en una taza. ¿Quieres saber cómo puedes conseguirlo?

Preparando La Escena


Si te he convencido y has logrado reunir esas dos horas que te comentaba, lo primero que deberás hacer es preparar la escena. Aquí van algunos accesorios que necesitarás:

  • 3 fuentes de luz (continua o flash, tú decides en función de lo que tengas a mano) 
  • fondo negro (tela, o, si no tienes, puedes hacer como yo, utilizar la cara negra del reflector 5 en 1) 
  • base de madera 
  • una taza 
  • café o cualquier otro líquido que puedas calentar y produzca vapor 
  • otros elementos que te permitan completar la composición 
Esto es lo esencial. Una vez lo hayas reunido, viene el momento de colocarlo adecuadamente. A continuación te dejo una imagen sobre el montaje que yo preparé para la escena.


Como puedes ver, se han dispuesto 3 fuentes de luz (1, 2, y 3). Estas fuentes han sido dispuestas, respectivamente, a las 10 la de relleno, a las 3 la principal y a la 1 la luz sobre el vapor. Las dos primeras son continuas y la última es un flash.

Por último se ha utilizado un reflector (4), como indicaba, para actuar como fondo de la composición. Con respecto al reflector, es preciso separarlo bien de la toma y evitar que cualquier fuente de luz incida sobre él. Sólo así conseguiremos un resultado suficientemente negro.

Quizás la fotografía de la disposición que tuve que emplear no es demasiado buena, de ahí que haya optado por incluir también un esquema, que espero que no deje ninguna duda sobre la distribución.

Sin duda, la más importante de las luces para esta composición es aquella que se encarga de iluminar el vapor. Si esta fuente de luz no está ubicada correctamente y apuntando de forma directa al vapor, no conseguirás nada.

Ahora, ya sabes, dispón todos los elementos como he comentado hasta ahora y cuando estés listo, pasa al siguiente apartado. Toca hacer la fotografía.


Fuente: Taringa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...