lunes, 20 de julio de 2015

El aspartamo, ¿es realmente malo para la salud?

En los próximos meses, Pepsi reemplazará el endulzante con peor reputación del mundo por sucralosa, el único derivado del azúcar que no aporta calorías. En ese contexto, repasamos los últimos estudios científicos para descubrir cuál es su verdadero efecto.

En los próximos meses (posiblemente desde agosto), Pepsi reemplazará uno de los edulcorantes artificiales de sus bebidas light: la sucralosa tomará el lugar del aspartamo. Utilizado desde 2013 junto al acesulfamo-k para endulzar las versiones diet, sin cafeína y la Wild Cherry Diet Pepsi, el aspartamo había suscitado polémicas debido a los efectos dañinos que podía tener sobre la salud de las personas.


Pepsi niega que el cambio se deba a cuestiones de salud. El mismo vicepresidente de la compañía salió a desmentir en medios estadounidenses que el cambio esté motivado por cuestiones de seguridad y que en realidad responde a una evolución en las preferencias de los consumidores, demostrada por estudios.

Pero, en fin de cuentas, ¿el aspartamo es dañino o no? Descubierto en los años sesenta, más de 6 mil productos entre alimentos y bebidas contienen este edulcorante que nunca ha dejado de suscitar escepticismo. Los Estados Unidos y más de noventa países lo consideran seguro, pero hay estudios recientes, que afirman lo contrario y consideran que es cancerígeno.

En 2005, Morando Soffritti, de la Fundación Ramazzini, fue quien reavivó la polémica. Según un experimento por él realizado en Bolonia con 1800 ratas, el aspartamo podría justamente tener efectos cancerígenos. Pero tanto la Autoridad Europa para la Seguridad Alimentaria (EFSA) como la Food and Drugs Administration (la FDA, ente homólogo de los EE.UU.) desecharon el trabajo de Soffritti achacándole numerosos errores metodológicos.

Ojo, sí hay un grupo de personas que debe cuidarse de ingerir aspartamo. Se trata de los enfermos de fenilcetonuria (PKU), una rara afección que impide metabolizar el aminoácido tirosina de la fenilalanina, un compuesto del aspartamo.

El acesulfamo-k, el otro educorante utilizado por Pepsi, también ha sido objeto de controversias. Según declaraciones de Michael Jacobson, director la organización Center for Science in the Public Interest, aunque haya sido porco estudiado, hay análisis realizados en los años setenta que demostrarían que también el acesulfamo-k provoca cáncer.

En cuanto a la sucralosa, que reemplazará al polémico aspartamo, por el momento no posee ningún tipo de contraindicación médica, no produce caries ni altera los níveles de glucosa sanguíneos. Y es el único edulcorante que no aporta calorías que se fabrica a partir del azúcar.

Fuente: Planeta Joy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...