sábado, 27 de diciembre de 2014

Postres con frutas para Navidad y año nuevo

Los postres frutales pueden ser una exquisita y vistosa propuesta para culminar de manera saludable las comidas y las cenas de estas fiestas

 

Nuestra alimentación cambia en Navidad. En estas fechas abusamos de comidas calóricas, salsas, grasas y azúcares, mientras que relegamos a un segundo plano la fibra y los alimentos frescos que nos facilitan la digestión. Una manera de mejorar los hábitos, además de servir menos comida o ejercitar el autocontrol, es introducir algunos cambios en el menú, como aumentar la presencia de vegetales, ensaladas y frutas en la mesa. Las frutas, de hecho, se pueden incluir en los entrantes, las ensaladas, las guarniciones de asados... y, sin duda alguna, en los postres.

 

Imagen: sarsmis

 

En este artículo damos algunas ideas para elaborar postres navideños a base de frutas, un colofón delicioso (y vistoso) para las comidas y las cenas en las fiestas.

 

 

Cuatro ideas frutales para Navidad

 

Frescas o asadas. En mermeladas y compotas. Como sorbetes y cremas, con helado, en macedonias... Hay muchas maneras de preparar postres caseros con las frutas como protagonistas. La clave para que estas recetas funcionen en Navidad es darles un toque colorido, elegante y que nos permita tenerlas preparadas de antemano, para que todo nuestro trabajo consista en emplatar y servir.

  • 1. Crepes con frutas. Una buena idea pasa por preparar unos crepes antes de la comida o la cena y reservarlos en la cocina hasta el momento del postre. Los calentamos un poco antes en el horno y los rellenamos con un yogur muy frío. Sobre este relleno montamos una macedonia de frutas variadas, de manera que combinamos dos alimentos muy sanos y digestivos, como el yogur y la fruta fresca. Damos un toque navideño con unos granitos de granada o de frutos rojos para terminar de decorar.
  • 2. Tarta con frutas. Una tarta sencilla con frutas de temporada -como la manzana o las peras- puede ser una buena opción para terminar de una manera dulce un gran comida. Preparamos una base de hojaldre, lo espolvoreamos ligeramente con azúcar y horneamos. Una vez horneada, rompemos esta base de manera irregular. Sobre cada trozo de hojaldre colocamos trocitos de frutas que habremos asado con anterioridad o habremos cocinado y escurrido (si las hacemos en compota, por ejemplo). Junto a la fruta y sobre el hojaldre, colocamos una bolita de sorbete de fresas o de limón y ¡listo! Una tarta rápida y sencilla de preparar.
  • 3. Macedonias. Las ensaladas de frutas no pueden faltar en una comida familiar. En cuanto a la presentación, podemos preparar desde una sencillas brochetas hasta unas copitas y boles individuales, donde pondremos las frutas limpias y troceadas (con ayuda de un pequeño sacabolas para las frutas más carnosas, como la manzana, el melón o el melocotón). Otra opción muy original y vistosa es presentar las macedonias dentro de las cáscaras de frutas, ahuecadas, a modo de recipiente. Las naranjas, por su consistencia, son una buena alternativa para ello.
  • 4. Frutas con especias. Algunas frutas, como la piña o el kiwi, resultan muy refrescantes tras una cena o una comida de Navidad, pero también son bienvenidas en los días "intermedios". Si queremos darle un toque de sofisticación a la piña, podemos elaborarla con una pizca de azafrán o de pimienta. Para ello, pelamos y cortamos la piña en rodajas finas y las colocamos en el fondo del plato. Hacemos un almíbar con azúcar, los jugos de la piña y unas gotas de agua. Cuando comience a hervir y el almíbar esté en punto hebra floja, agregamos los filamentos de azafrán. Dejamos que dé un hervor. Ponemos un toque de pimienta y sacamos del fuego para que repose como si fuese una infusión. Una vez templado el almíbar, glaseamos las rodajas de piña y dejamos que repose de esa manera durante una hora en el frigorífico. Servimos fresco.

PEIO GARTZIA

Fuente: Eroski Consumer

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...