viernes, 4 de febrero de 2011

Belén Peñaloza y Marielena Gavidia: calidad y compromiso en una innovadora propuesta de pequeño formato.

Gavidia - Peñaloza (2)
 
La meta de todo aquél que le gusta la cocina -el calor de las hornillas, la transformación de los alimentos cuando son mezclados mientras los olores y sabores lo acompañan hacia el producto final- es la de complacer a otros y transmitir un mensaje a través de un plato.
 
Ese deseo siempre estuvo en las personalidades de Belén y Marielena desde que eran muy jóvenes, y al cual se dedicaron en cuerpo y alma estudiando cocina para luego iniciar juntas un proyecto culinario.
 
El encuentro entre libros y sabores.
 

Gavidia - PeñalozaBelén comenzó sus estudios de Derecho, pero siempre estuvo clara en dos cosas: que su anhelo no era estar tras un escritorio y una computadora, y que sentía satisfacción cuando generaba sonrisas en otros a través de la comida. Fue así como en el 7° semestre de su carrera decide ingresar al Instituto Culinario de Caracas, ICC y comenzar sus estudios de cocina.
 
Marielena, por su parte, también estaba clara de su pasión por la cocina. Se gradúa de abogado y decide probar la experiencia en su profesión. Poco tiempo bastó para dejar a un lado tribunales y papeles e ingresar al ICC. Allí, Belén y Marielena se conocieron, hicieron buena conexión, se graduaron en julio de 2010 y emprendieron el camino hacia su proyecto.
 


¡Cocineras emprendedoras a la orden!
 

Generalmente la mayoría de los cocineros salen de los institutos hacia algún restaurante o cocina de afamado chef para ir haciendo carrera. Belén y Marielena tenían otro camino en mente: cocinar por su cuenta y con un formato fuera de lo común. Comenzaron su proyecto, a pesar de las dificultades y de los prejuicios que tiene nuestra sociedad para los que inician un negocio. Eso no las ha detenido ni lo hará. Están claras que tienen que enfrentarse un mercado competitivo, pero eso no las desanima, las estimula a seguir su trabajo de hormiguita con constancia y compromiso.
 
El inicio del proyecto y su propuesta gastronómica.


Gavidia - Peñaloza (7)
 
Cuando estudiaban en el ICC, les gustó mucho el taller de cocina en miniatura y decidieron enfocar su proyecto hacia ese formato. Fue así como diseñaron dos líneas de producción con las que se están dando a conocer: los pasapalos y las comidas en formato de degustación.
 
Ofrecen 3 tipos de pasapalos a sus clientes: Criollos, con productos del Mar y de corte Internacional y de sus creaciones. Los 3 han tenido muy buena aceptación, pero en porcentaje se decantan más en los criollos.
 
Los pasapalos criollos conservan los sabores e ingredientes de la cocina venezolana, sin dejar de ser flexibles, como lo son las empanaditas con masa de plátano, dominó, cazón, queso criollo, acompañadas de mermelada de ají dulce, mojito criollo o guasacaca; buñuelos de queso duro, telita y palmizulia, y una crujiente de arepita Reina Pepiada.
 
Los pasapalos del Mar los preparan con pescados blancos, mariscos, salmón, diversos tipos de ceviche (piña, parchita) tartar, langostinos, tiraditos, pinchos, entre otros.
 
De los pasapalos varios están los montaditos tradicionales, paté de chistorra, y pasapalos hechos con masa filo -que les ha permitido hacer variadas creaciones gracias a su versatilidad- con sabores mediterráneos. También ofrecen Quiches y Tartaletas.
 
Cuidan mucho el tamaño de los pasapalos. Estudian muy bien la producción para que sean fáciles de agarrar, de manipular con una sola mano y de consumir en un solo bocado, máximo dos. También acompañan y armonizan los pasapalos con algunas salsas de su preparación como la mermelada de ají dulce, mayonesa de mojito criollo y almíbar de papelón.
 
La otra línea son los platos en formato de degustación. Hasta ahora han realizado degustaciones de la comida árabe, griega, mexicana, italiana, asiática y por supuesto de la venezolana. La degustación generalmente se maneja con una serie de 7 platos de pequeño formato que equivalen, en cantidad, al consumo de un plato grande.
 
Qué las hace diferentes a otras propuestas de catering.
 
Las recetas que manejan Belén y Marielena -en especial la enfocada a la comida venezolana- no son estrictas. Ambas consideran que nuestra gastronomía es muy amplia y permite flexibilidad para ofrecer buenas y variadas opciones.
 
Marielena y Belén dan mucho más que un toque personal a sus creaciones. Ellas estudian, investigan el producto, respetando su composición y potenciando así su sabor y textura. Tardan en crear algo nuevo el tiempo que les tome construir la sinergia con el alimento y su trabajo en la preparación.
 
En su servicio de catering, ellas tienen una lista de platos ya establecidos, pero no es un estándar. Se reúnen con el cliente, conversan sobre lo que éste quiere, evalúan el espacio y la cocina en la que van a trabajar (la cocina no es requisito indispensable para sus servicios), y bajo esas directrices trabajan el menú que ellos deseen. Además manejan el tema de las armonías, valor que sus clientes han agradecido.
 
Sonrisas de gusto para todo el mundo.

 
La propuesta de Catering de Belén y Marielena va dirigida a todo tipo de comensal. Tienen sus clientes clasificados pero sus servicios se adaptan a todos. Pueden preparar catering para chicos universitarios, para profesionales con mediano u alto valor adquisitivo o para empresas. Ellas se adaptan, dentro de sus posibilidades, a las necesidades del cliente. La idea es que el menú deje un recuerdo en la mente de los comensales del momento, el lugar y la compañía. Otra ventaja es que sus precios sean accesibles en función de lo que el cliente solicite.
 
La degustación que ofrecieron

 
La degustación comenzó con empanadas de dominó con salsa de mayonesa y mojito criollo. Otra variante fue la misma empanada pero con mermelada de ají dulce. La misma continuó con una tostada con polvo de tocineta y queso palmizulia, un tartar de salmón y crujiente de salmón (la piel), langostino marinado en coco empanizado con ralladura de coco y acompañado con mermelada de ají dulce y cerraron la degustación con una polvorosa de pollo con ensalada verde y cítricos.

Todos estos platos fueron acompañados con un Sauvignon Blanc, Alto Plano 2010. Un varietal joven y suave para que no interviniera agresivamente en los sabores.

Pasapalos deliciosos, versátiles en su sabor y preparación que me dejaron grata opinión.

¿Hacia dónde van Belén y Marielena?


A posicionarse en el mercado y ser una referencia con su propuesta, a mantenerse en el tiempo con unos altos estándares de calidad. Dispuestas a mejorar aquello que deba mejorarse y a mantener y fortalecer los valores que saben las identifican como una opción de catering innovadora, sabrosa, que se adapta a la necesidad del cliente, y que además ofrece seriedad y compromiso para que el disfrute de sus comensales sea seguro y pleno.

Para aquellos Gourmets amantes de la comida en miniatura o en pequeño formato, los invitamos a probar la propuesta de Belén y Marielena. Estamos seguros que al primer bocado, estarán poniendo fecha a una próxima degustación.

Para contactarlas:
Marielena Gavidia
04141269011
@mgavidiac
mgavidia11@gmail.com

Belen Peñaloza
04241319871
@pipitapenaloza
 
Bitacoras. com: , ,


del.icio.us Tags: ,,
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...